En la industria del petróleo y del gas, el gas natural que se produce como subproducto de la producción petrolera tiene que ir a alguna parte; y si usted no tiene fácil acceso a una tubería, esa parte es la atmósfera, ya sea mediante la quema o expulsión. Pero si bien la quema o expulsión puede ser la solución más conveniente, está lejos de ser la mejor. Estas prácticas tienen consecuencias significativas para el medio ambiente y la rentabilidad de su empresa.

Quema y expulsión de gas natural: un problema cada vez mayor

En 2018, la quema se duplicó en la Cuenca Pérmica, con una cifra aproximada de $1 millones por día de gas natural quemado en lugar de aprovechado.

En Bakken Shale, North Dakota, donde se quema más gas que en ninguna otra región del país, los perforadores produjeron 2.8 miles de millones de pies cúbicos de gas natural por día en marzo de 2019. Aproximadamente, se quemó el 20%, lo suficiente para calentar cada hogar en el estado durante un mes entero, multiplicado 10 veces y considerablemente por encima del límite del estado del 12%. Mientras tanto, las empresas dedicadas a la perforación y a las terminaciones de pozos continúan destinando grandes sumas a la generación de energía, invirtiendo valiosos fondos de CapEx (inversión de capital) a medida que se esfuerzan por captar y aprovechar el gas quemado.

Estas prácticas se están sometiendo a un escrutinio cada vez mayor a nivel mundial, a medida que los gobiernos y las organizaciones ambientales expresan sus inquietudes con respecto al desperdicio de energía y las consecuencias para el medio ambiente. De acuerdo con el periódico New York Times, las actividades de quema y expulsión de Exxon han aumentado drásticamente desde 2017 hasta alcanzar cifras récord. La empresa desechó un 70% más de gas en 2018 que en 2017.

El Banco Mundial también ha hecho comentarios sobre el problema y ha declarado que estas prácticas constituyen un "desperdicio tremendo de un recurso natural", al tiempo que calculan que se liberaron más de 350 millones de toneladas de dióxido de carbono en todo el mundo como resultado de la quema.

El desperdicio de gas natural es considerable entre las principales petroleras, de las cuales Chevron es la excepción, ya que redujo sus cifras de quema y expulsión a menos del 3% de su producción total de gas. Por desgracia, entre los productores petroleros más pequeños, el problema es incluso peor. Al parecer, los productores petroleros más pequeños queman o expulsan casi el 100% del gas natural gas que producen a partir de sus pozos.

¿Por qué son tan frecuentes la quema y la expulsión?

La producción de gas natural siempre ha sido un derivado de la perforación de petróleo, e incluso con todos los avances en la tecnología de perforación, es un hecho insoslayable que el gas natural y el petróleo a menudo son inseparables. Con el aumento masivo del uso de la fractura hidráulica y la producción de petróleo de esquisto, el problema no ha hecho más que empeorar. La producción de esquisto genera una enorme cantidad de metano, y es necesario hacer algo con eso.

Tradicionalmente, se dispone de algunas opciones:

  • Quema. La quema se ha convertido en la principal opción para muchos productores, ya que permite quemar por completo el gas natural de manera que no tiene que preocuparse más al respecto. El "gas natural" que se obtiene a partir de diversas operaciones de perforación puede variar considerablemente en cuanto a la composición, pero en la mayoría de los casos, sino en todos, es posible quemarlo con tecnologías existentes y a bajo costo.
  • Expulsión. La expulsión es otra opción que emplean muchos productores y que simplemente consiste en liberar el gas natural en la atmósfera. Si bien no hace falta ocuparse de quemar el gas, resulta difícil no pensar en el impacto ambiental de la expulsión, ya que libera metano en lugar de CO2. El metano es un gas de efecto invernadero mucho más perjudicial.
  • Transporte por tubería. Si se cuenta con la infraestructura necesaria, es posible transportar el gas natural desde el sitio de perforación hasta otra ubicación para la venta u otro uso. Sin embargo, el acceso a una tubería puede resultar todo un desafío, en parte porque, por lo general, las tuberías no se construyen con la suficiente rapidez para seguir el ritmo de muchos sitios de producción de esquisto, que tienen una duración relativamente corta. Además, incluso si se dispone de una tubería, usarla cuesta dinero, lo que puede ser difícil de justificar si los precios del gas natural están bajos.

Lamentablemente, por más malos que sean el impacto ambiental y el desperdicio de energía de la quema y la expulsión, la producción de petróleo sigue siendo un negocio y es necesario justificar las decisiones teniendo en cuenta cuestiones monetarias. Las empresas deben ser rentables y, a menos que las normas exijan hacer algo específico con los derivados del gas natural, lo que es poco probable en muchas de las zonas más productivas del planeta para la producción de petróleo, van a inclinarse por decisiones que minimicen el gasto de CapEx (inversión de capital).

Una solución de captación de probada eficacia para la quema: una alternativa rentable a la quema y la expulsión

¿Y si pudiera captar y convertir el gas natural de sus pozos en energía utilizable, energía que podría usar para impulsar su operación? SoEnergy tiene una trayectoria acreditada ayudando a operadores a convertir gas quemado en energía fiable y rentable. Los equipos de producción de petróleo y gas están utilizando nuestra solución de captación de gas quemado para disminuir el impacto ambiental, reducir personal y optimizar costos sin correr riesgos innecesarios.

Entre las ventajas de nuestro sistema de captación y conversión, se encuentran las siguientes:

  • Adelantarse a las normas ambientales. En el informe Natural Gas Flaring and Venting: State and Federal Regulatory Overview, Trends, and Impacts (Quema y expulsión de gas natural: panorama reglamentario, tendencias y efectos a nivel estatal y federal), publicado por el Departamento de Energía de EE. UU., la organización deja en claro que las normas en materia de quema y expulsión varían ampliamente de un estado a otro. Hasta ahora, ha sido posible para muchos productores hacer lo que mejor les parezca con el gas natural que producen, pero una empresa con visión de futuro hará bien en prever cambios en los próximos años y planificar en consecuencia. El escrutinio al que se someten la quema y la expulsión va en aumento, lo que significa que, en un futuro, probablemente habrá que ser más cuidadosos con la producción de gas natural. Incorporar un sistema de captación y conversión ahora lo pondrá en ventaja con respecto a las normas que probablemente sean inevitables.
  • Tener una empresa más ecológica. Reducir su impacto ambiental es bueno para su negocio. Puede demostrar que aprovecha al máximo el gas natural que se genera como derivado de su producción de petróleo en lugar de quedar asociado a empresas que queman o expulsan al aire suficiente energía para abastecer ciudades enteras.
  • Ahorrar dinero. Ahora mismo, usted paga por la energía que se consume en sus sitios de producción. Con nuestra tecnología, puede ahorrar ese dinero al aprovechar la energía que ya está produciendo.

Póngase en contacto con SoEnergy hoy mismo para obtener más información acerca de nuestra solución para quema. Podemos ayudarlo a llevar la delantera.